Cáncer Renal

Cáncer Renal

El cáncer renal ocurre con mayor frecuencia en las personas mayores de 40 años.

La forma de presentación inicial es silenciosa y dentro de los signos de alarma principalmente se encuentra el dolor de espalda (lumbalgia) y el sangrado en la orina evidente a simple vista o el que se detecta solamente por exámenes de orina (hematuria macro o microscópica).

El único tratamiento que puede curar el cáncer renal es la cirugía.

Dependiendo del volumen del tumor al momento del diagnóstico, es el tipo de cirugía que se le ofrece al paciente, nefrectomía parcial o completa.

En ambos casos, el abordaje laparoscópico es la mejor opción debido a que se le ofrece al paciente una recuperación rápida y con mucho menos molestias en comparación con la cirugía abierta, con la cual, para poder llegar al riñón, se debe de quitar una costilla. Con la cirugía laparoscópica bastan dos orificios de 1 cm cada uno y uno o dos orificios de 5 mm.

Al paciente con un tumor menor de 4 cm, le realizamos nefrectomía parcial, en la cual solamente se quita la parte del riñón afectada.

Este procedimiento es aprobado por la Asociación Americana de Urología, la Asociación Europea de Urología, la Confederación Americana de Urología y el Colegio Mexicano de Urología, entre otros organismos de mayor importancia a nivel mundial que rigen las guías de tratamiento actuales.

La razón de quitar sólo una parte del riñón en estos casos es que hasta un 30% de los tumores de 4 cm o menores (1 de cada 3), son benignos, lo cual hace innecesario quitar el riñón completo. Además está comprobado que la nefrectomía parcial tiene el mismo resultado en el control del cáncer que la nefrectomía completa (quitar todo el riñón).

La función renal disminuye normalmente con la edad. Si se toma en cuenta que el cáncer de riñón también se presenta en mayores de 40 años, quitar todo el riñón aumenta la frecuencia de insuficiencia renal sintomática, con lo que se tendrá que someter al paciente a una dieta rigurosa o diálisis. Esta es otra razón para optar por la nefrectomía parcial en el caso de tumores renales de 4cm o menores. Se evita este tipo de complicación para que el paciente siga con su vida normal.

About the author

    admin


    >