• Home  / 
  • blog
  •  /  Reflujo vesico ureteral

Reflujo vesico ureteral

¿Qué es el reflujo vesicoureteral?

El reflujo vesicoureteral (RVU) es el paso de orina desde la vejiga hacia el uréter y el riñón.

El reflujo se clasifica en grados que van desde I a V según la intensidad. EI grado I sería el paso de orina sólo al uréter y en el V se produce una gran dilatación del uréter y el reflujo llega hasta el riñón.

¿Qué importancia tiene?

Cuando el reflujo se acompaña de infección de orina puede producir lesión del riñón (pielonefritis y/o “cicatrices”), que podrían ser causa de hipertensión arterial y, a veces, llegar a la insuficiencia renal.

¿Qué síntomas presenta?

El RVU no da síntomas. Se puede sospechar cuando hay antecedentes familiares, se detecta una posible anomalía renal en el feto durante el embarazo mediante ecografía, o en el niño pequeño tras una infección de orina.

¿Cómo se diagnostica?

Según el caso, habrá que usar la ecografía renal, la cistografía y la gammagrafía renal:

Con la ecografía se puede ver el riñón y los uréteres para descartar malformaciones.
En la cistografía se pone un contraste radiológico en la vejiga del niño y después se le hace orinar. Si se ve una subida de orina hacia el riñón, se diagnosticará reflujo y el grado del mismo.
Las técnicas de gammagrafía (DMSA) se usan para ver, en los casos con infección urinaria, si se han producido pequeñas “cicatrices” en la corteza renal.

¿Cómo se trata el reflujo?

El objetivo principal es prevenir las infecciones de orina para que no hagan lesiones renales.

Actualmente, el tratamiento inicial del RVU es conservador. Hay que observar la evolución del niño. Se recomienda una buena hidratación, evitar el estreñimiento y tener buenos hábitos miccionales según la edad del niño.
Es muy importante que los padres sepan sospechar los signos y síntomas de la infección urinaria y así diagnosticarla cuanto antes.
No se recomienda el uso preventivo de antibiótico, salvo en los casos de infecciones de orina repetidas o de reflujos grado IV-V durante el primer año de seguimiento.

Si el tratamiento inicial fracasa se puede considerar el tratamiento quirúrgico mediante endoscopia o el reimplatación ureteral.

About the author

    admin


    >